El "gusto" del comitente

relacion-arq-comitente

A partir de una situación totalmente trivial estoy intentando reflexionar brevemente en la dificultad que poseemos los diseñadores respecto de los gustos (o decisiones personales) de nuestros comitentes. En este punto creo oportuno citar al Arq. Escudero en una de las primeras teóricas que realizó cuando ingresé a la cátedra de Comunicación Visual, la cita es según mi memoria de modo que no será textual, se refiere a una discrepancia de opiniones entre él y su comitenta, la cual argumentó diciendo:  – sobre gustos no hay nada escrito. La respuesta de Escudero fue: -que usted no los haya leído no significa que no existen libros que hablen sobre el gusto.Ya se, es una respuesta excelente pero con esas maneras tendremos pocas obras que hacer, excepto claro está, que uno tenga la trayectoria de Escudero. Sin embargo sigo pensando que hay personas que por razones que escapan totalmente a mi comprensión desean:

  • poner muebles en las circulaciones,
  • o luego de haber logrado un diseño aceptable de un espacio, entre muebles, espejos, cuadros, etc. el comitente cambia todos los muebles de lugar haciendo que todo pierda sentido estética y funcionalmente.
  • o como ejemplifica la foto de modo dramático, por una necesidad específica como la de transporte, modificar el objeto logrando destruirlo en vez de modificarlo.

La pregunta es concreta ¿que hacer en un caso como este?. Pero a esta pregunta le sigue otra ¿es la función del Arquitecto enseñar a utilizar la vivienda, cambiar hábitos de vida?. Existe una respuesta a esto y es que cualquiera sea el diseño siempre va a afectar las condiciones de vida de sus usuarios. Pero esta respuesta no es completa porque no explica que sucede si los usuarios no comprenden el diseño y lo modifican de manera de afectar negativamente su calidad de vida ¿El Arquitecto, Proyectista, debe tomar una acción al respecto, es responsable por el mal uso de su obra?

Hasta aquí llegué, hay preguntas que todavía no me he respondido.

Anuncios

6 comentarios sobre “El "gusto" del comitente

  1. Puedo agregar al respecto: un dia se me presenta, tambien en este caso, una comitentA; donde ella queria la casa si o si en una tipología de “L”. Como proyectista y a la vez por asombro de este requerimiento pregunte el por que de esa “L”, que habia escuchado, que habia evaluado, que creía respecto de ésta tipología. La respuesta fue que tenía un árbol limonero de regalo de su abuela y queria que se ubique en el centro de su jardin “abrazado” por su casa. Impulsivamente accedi a contarles distintos temas respecto a la implantación de la vivienda, evaluando asoleamiento, pendientes de terreno, etc. y explicando las ventajas y desventajas de su planteo ,que para ella era primiordial la “L”, para luego continuar indagando sobre usos y cosumbres de los habitantes. Creo que en estos casos se debe asesorar desde un lugar profesional, con la mayor humildad posible y siendo lo mas descriptivo a la vez comparando y evaluando las posibilidades planteadas y sugeridas.

    Me gusta

  2. Ezequiel, aprovecho para repreguntar sobre tu comentario, aclarando que es un tema que al momento no tengo enteramente resuelto.
    Si el comitente desea una vivienda en ele por razones estrictamente personales, además para el caso voy a suponer que la vivienda en ele es una pésima elección, supongamos desde el punto de vista económico y funcional. Uno sabe que no es lo que le conviene al comitente y para este caso supongamos que uno no logra convencer al comitente de esta situación. Ahora mi pregunta ¿Existe una responsabilidad ética profesional respecto de esta situación, o es una elección personal que uno debe hacer en cada caso teniendo en cuenta la imagen que uno quiere dar como profesional?. Saludos.

    Me gusta

  3. Mi opinión con respecto a este tema es, que hay que darle siempre el gusto al comitente, con esto no quiero decir que hay que hacer lo que quiere el comitente sino que uno como arquitecto y diseñador debe poder interpretar y brindar la mejor solución posible a los gustos del comitente, creo que no hay que olvidarse que el que va a habitar ese espacio que diseñemos es el comitente y a disponer de estos a su gusto y piachere y nosotros como arquitectos no se lo vamos a poder prohibir.
    Por esta razón creo que hay que aprender a eschuchar al comitente y saber interpretar sus necesidades y gustos, no las formas o tipologias que ellos proponen, porque esto es nuestro trabajo y tenemos que poder defenderlo dandole una buena solución a través de nuetro trabajo de diseño.

    Me gusta

  4. Estoy de acuerdo Sr. Sergio respecto a lo que ud. dice. En mi caso a la comitente mia debia haberle planteado una tipologia radial o un claustro para que su limonero este bien en el centro de su vivienda.
    Lo que Gabriel dice, yo desconozco si existe una responsabilidad ética profesional respecto al tema. Creo que a lo que Ud. dice, la ética en este caso pasa por avisarle al comitente que no es practica funcionalemente para sus necesidades, que no le resultará economicamente factible para sus posibilidades, etc, etc. El resto, creo que cada cual aporta su profesionalismo, estilo y sello propio a cada obra en particular manteniendo las necesidades de cada comitente en particular. Saludos

    Me gusta

  5. Ja J aja ……miles de esos ejemplos tengo querido GG Salas desde mi primera obra…en donde mi hermosa chimenea de mármol lunel fue convertida en receptáculo de una planta plástica….a……algunas prefiero no recordarlas.

    Te podría resumir parte de MIS respuestas a Tus preguntas.

    1.- Mi socio siempre decía: no somos dueños de las obras sino el comitente, el comitente siempre tiene razón porque la paga y si no te gusta lo que el quiere…TE vas.

    2.- Lo que vos expusiste es lo que digo siempre en el Taller: la arquitectura es tal, solo cuando se verifica en su uso, y si el cliente cambia las cosas de lugar, es simplemente eso: las cosas cambian como cambiamos nosotros : esa relación dialéctica que tanto hablaba Barroso entre sujeto y objeto, también se da en arquitectura entre comitente y obra

    3.- Deberiamos crear una arquitectura lo suficientemente versátil para que se adapte o evolucione con nuestro cliente? Los loft x ejemplo lo intentaron, pero no es la única solución.

    4.- Siempre dije que una obra de arquitectura ( cuando es personalizada) es como el hijito del matrimonio entre el cliente y el Arquitecto ( puede salir bella y estar todos orgullosos o terminar en un divorcio)

    5.- LO IMPORTANTE es la comunicación….y quizás ahora empieces a entender el famoso manual de uso y mantenimiento que hacemos en C2. No solo responde a como esta construido el edificio sino tb a como debe usarse.mantenerse y demás y debería preveerse las modificaciones factibles y las que no se podrían hacer.

    Cuando vemos una casa con ladrillos a la vista pintados o madera en postigones y demás hermosamente esmaltados y decimos que barbaridad, deberíamos reflexionar si era el material adecuado o si realmente el ladrillo es ladrillo aunque este pintado, enduido o revocado.

    Y para terminar , nada mas para corroborar lo dicho, que analizar las casas propias de los arquitectos, verdaderos laboratorios experimentales de nuestras teorías y gustos, jamás terminadas, y en constante evolución, hasta que se decide hacer la segunda.

    Todo cambia y todo evoluciona o involuciona….No te rompas el coco que hay cosas mas divertidas por resolver.

    Feliz Año colega, un abrazo
    Fernando

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s